Norma Pantojas

Nació en Puerto Rico. Tiene un bachillerato en Estudios Hispánicos, una maestría en Consejería de familia y un doctorado en Consejería Cristiana. Posee una larga trayectoria como consejera en los medios de comunicación masiva, tanto cristianos como seculares. Desde el año 1988 ha pastoreado, junto a su esposo Jorge Pantojas, la Iglesia Cristiana Hermanos Unidos en Bayamón, Puerto Rico.

Norma Pantojas es autora de varios éxitos de venta internacional. Entre ellos: Los 30 horrores que cometen las mujeres y cómo evitarlos; Los 30 horrores que cometen los hombres y que toda mujer debe saber; Mujer ¡Apriétate el cinturón! ... es tiempo de ajustar tu vida; y Sexo, lo que muchas practican y pocas conocen.

“Todas podemos escribir un nuevo libreto para nuestra vida porque Dios nos dotó de un cerebro que puede aprender y desaprender”

¿Quién Es Norma Pantojas?

Soy una mujer apasionada y agradecida de Dios por la vida que Él me regaló. Vivo enamorada de mi esposo, quien ha sido mi amante fiel por tantos años y el que me ha acompañado siempre en los momentos felices y en los más tristes. Amo con todo mi corazón a mis hijos y a toda mi familia, quienes son mi mayor tesoro. He disfrutado de todas las tareas que he desempeñado en mi vida y en todas he puesto mi corazón. Como ama de casa, he tenido grandes satisfacciones y he saboreado el fruto de lo que es trabajar para nuestra familia en el hogar. Siempre enseño en mis conferencias que no es hacer solo lo que disfrutamos sino disfrutar todo lo que hacemos.

Disfruto haciendo una rica comida, limpiando mi casa, sembrando una planta, lavando la ropa o cualquier tarea del hogar, porque lo hago para la gente que amo. De repente, me cambio de ropa, me pongo tacones y me voy al salón de belleza. Allí me peinan y me maquillan y de esa manera me convierto en conferenciante, luego puedo ofrecer una consejería, o estar en mi función de pastora, o animando el programa de televisión Semillas de amor, o escribiendo un libro, o simplemente me siento a tomar café con mi mamá, mis hermanos, mi esposo y mis hijos. Todo lo que hago, lo hago como para Dios.

Esa es mi vida. Decidí desde muy joven que iba a vivir felizmente cada instante que Dios me permitiera permanecer en este planeta tierra y lo he logrado, a pesar de la variedad de circunstancias que he atravesado. Lo más importante es que Dios siempre ha estado a mi lado, por eso es que he podido vencer los momentos tristes y celebrar con alegría y agradecimiento cuando llegan los logros o cuando todo está en armonía. Además del amor que me une a mi familia, amo a la gente y por eso me apasionan tanto la Consejería, el pastorado y el escribir los libros que llevan el mensaje transformador a tantas personas.

A todos les digo que sí se puede ser feliz cuando amamos a Dios y practicamos lo que Él dice en su Palabra. Él es quien nos capacita para tomar buenas decisiones y para vivir dignamente.